Los Jardines del Agua

Rodando la serie Juego de Tronos en el Alcázar de Sevilla, ¡no podían haber elegido mejor escenario!
(Edition in English)

El Patio de las Doncellas

Juego de Tronos se está convirtiendo, a pasos agigantados, en una serie de culto, uno de sus aciertos más evidentes es el de la utilización de lugares con mucho encanto medieval, lugares como, por ejemplo el Real Alcázar de Sevilla donde se ha rodado la última temporada (junto a otras localizaciones de Andalucía). De la nueva temporada (la quinta) me quedo con la escena en la que Ellaria Sand (Indira Varma) reclama ante el Principe de Dorne, Doran Martell (Alexander Siddig) venganza por la muerte de su amado Oberyn Martell (Pedro Pascal), vale, lo confieso, a mí también me ha enganchado la serie. En el fondo de la escena “Los Jardines del Agua”, y la preciosa cerámica árabe… que maravilla… aunque me quedo con un material muy especial y común: el yeso.

Escena en el Alcázar de Sevilla

El Real Alcázar de Sevilla

El edificio es el Palacio Real más antiguo de Europa y empezó a tomar forma en el siglo VIII, por él han pasado innumerables huestes. Con el devenir del tiempo fue pasando de gobernador a gobernador dejando (o intentando dejar) cada uno su impronta personal. El conjunto es un grupo de edificaciones de diferentes estilos: almohade, mudéjar, gótico o renacentista, que hacen las delicias de los visitantes y permiten a los más cinéfilos armar escenas de diferentes épocas en el mismo lugar.

Al Alcázar se entra por “la Puerta del León” donde se puede disfrutar de su arquitectura almohade, justo al lado está la “Sala de la Justicia” construida por Alfonso XI en 1340, que tiene una cubierta con armadura mudéjar. Junto a la sala de justicia se encuentra “el Patio del Yeso”, éste patio es una de las partes más antiguas del Alcázar y corresponde al califato almohade de Abu Yaqud Yusuf y Abu Yusuf al Manur, en él, arcos porticados con una rica decoración de yesería policromada almohade, algunas partes en muy mal estado (todo hay que decirlo), además, choca muchísimo los focos en las esquinas superiores.

El Patio del Yeso

Otro lugar de interés es el “Patio de la Montería”  desde el que se puede apreciar la fachada del “Palacio Mudéjar de Pedro I”, llamado “el Cruel” por sus detractores y “el Justo” por sus acólitos. Su fachada totalmente ornamentada presenta una puerta adintelada, ventanas con arcos y parteluces en forma de columnatas y un gran alero sostenido por mocárabes (adornos compuestos por prismas acoplados y combinados que terminan estrechándose) de color dorado. Dentro del Palacio destacan dos patios: “el Patio de las Doncellas” con sus arcos lobulados sobre dobles columnas y el “Patio de las Muñecas” con su bellísima decoración a base de pequeñas caras en los arcos, azulejos y estucos.

Visita obligada también el “Palacio Gótico” construido por Alfonso X en 1254, en su interior la “Sala Gótica”, que era llamada “Sala de Fiestas” durante el siglo XVI, y que presenció, entre otras fiestas, la boda real del Rey Carlos I. Desde esta sala se puede ir a la izquierda, al “jardín del Chorrón” junto al “Estanque del Mercurio” que está presidido por una figura del dios Mercurio o ir a la puerta derecha, a la Capilla, presidida por un retablo de la Virgen de la Antigua. Por último destacar la “Puerta del Privilegio” que separa en dos partes “los Jardines del Alcázar” y sobre la cual observa Ellaria Sand (con odio en los ojos) a la joven Lannister paseando por los “Jardines del Agua”.

El actor Nikolaj Coster-Waldau durante el rodaje

Por supuesto el conjunto Histórico tiene muchísimo más que ver y disfrutar. Eso sí, cuando vayas no te olvides de reverenciar como se merece a un material muy presente en esta construcción.

El Yeso

El yeso es uno de los materiales más antiguos utilizados en construcción debido a sus cualidades únicas. Sus yacimientos se originaron como depósitos marinos hace milenios, el secado de los mares donde se produjo el fenómeno y su posterior afloramiento llevaron a su descubrimiento por el ser humano. El yeso se obtiene de una roca llamada Aljez, que está compuesta por sulfato de calcio dihidratado (CaSO4.2H2O). Básicamente se trata de calcinar (aplicar elevadas temperaturas hasta eliminar el agua de su interior) y moler el resultado.

La principal característica del yeso es que reacciona rápida y violentamente con el agua convirtiéndose en una masa rígida, de poca dureza (2 en la escala de Mohs, o fácil de rayar con una uña), de escaso peso (1.250 Kg/m3) y textura blanca (puede presentar colores más oscuros si tiene impurezas); además es un excelente regulador de la temperatura pues absorbe agua del ambiente en atmósferas cargadas y la expulsa en atmósferas secas. Todo esto lo hace ideal como material de revestimiento, para confeccionar diferentes moldes, como elemento decorativo y le da ilimitadas funciones que ya conocían en el siglo VI antes de Cristo en la antigua Jericó.

Con todo lo mejor del yeso es que se puede utilizar sin cargo de conciencia por varios motivos: es reciclable al cien por cien, es capaz de mejorar la eficiencia térmica y acústica de los paramentos que cubre, se encuentra abundantemente en la naturaleza, lo puede trabajar cualquier operario, y, para más inri, se adaptará fielmente a cualquier forma.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ampliación de vivienda con Muros de Carga.

Guarderías Infantiles

Los Puentes Levadizos más increíbles de Europa