Shanghái Tower

Ya se puede distinguir la silueta de la torre de Shanghái, el mayor edificio de doble fachada del Mundo.

Shangai Tower Construction and Development Co., es el promotor de esta obra, cuyo diseño fue otorgado mediante concurso internacional en junio del año 2008. La empresa de Arquitectura que lo ganó, estudió al detalle las premisas que debía tener la construcción, ante todo, un edificio anclado a su tiempo, tal y como lo fueron en su momento los otros dos que forman el trio de rascacielos más próximo del planeta, la torre Jin Mao y el SWFC (Centro Financiero Mundial de Shanghái). Para ello tuvieron en cuenta los estándares Medio ambientales Internacionales y la máxima comodidad tecnológica.

La Shanghai Tower alcanza una altura de 632 metros, lo cual la convierte en el segundo edificio más alto del Mundo (por detrás del Burj Khalifa, en Dubai), cuenta con 127 plantas de loa que cinco, bajo el subsuelo, se destinan, principalmente a aparcamientos. La superficie útil es de 576.000 metros en total, de los que 410.000 se elevan sobre rasante. Se destinan 200.000 metros cuadrados para oficinas, espacios comerciales y culturales, y tiene un Hotel de lujo con 80.000 metros cuadrados en los que se distribuyen 258 habitaciones entre los pisos 84 y 110.


El edificio se retuerce sobre su eje en 120 grados, con una forma tan característica que no pasaría desapercibida en ningún lugar del Mundo. El estudio arquitectónico responsable, Gensler, con sus mejores 48 profesionales (200 tiene la empresa), ha sido el encargado del diseño y de la dirección de la obra, aunque su “Chief Architect”, Marshall Strabala, ya no pertenece a la empresa, no ha desistido de sus labores profesionales en esta obra. El edificio se subdivide a su vez en 9 partes cilíndricas, una encima de la otra, con un jardín interior en la base de cada una de ellas.

Pero no es sólo caprichosa la forma aerodinámica exterior, con ella se consigue reducir el empuje del viento (que en Shanghái puede alcanzar una velocidad de 53 metros por segundo, unos 190 kilómetros a la hora) en un 28 por ciento, lo cual equivale, según Strabala, a un ahorro de 60 millones de dólares (54 millones de euros) en estructura, una cifra nada desdeñable, por otra parte el presupuesto es de 4,2 billones de dólares (3,80 billones de euros). La forma en semi-espiral también sirve para recoger agua de lluvia, que se destina a calefacción y aire acondicionado.


El sistema de doble muro acristalado que emplea la construcción sirve como aislante térmico, esta separación física de los dos elementos permite que las temperaturas externas (en Shanghái la temperatura oscila entre los 0 y los 40 grados de invierno a verano) se suavicen enormemente. La bolsa de aire actúa cada quince plantas de forma independiente, aumentando su efecto la asimetría en planta. La capa externa de cristal está sujeta a la estructura interna mediante tensores de acero, estos tensores ayudan a sostener el muro y, al mismo tiempo, transmiten los embates del viento a la estructura principal.

Los promotores confían en que la edificación reciba entre 15.000 y 20.000 personas al día entre trabajadores, visitantes y huéspedes del hotel. Para ello cuenta con 106 ascensores, el más rápido de ellos alcanzará los 18 metros por segundo (64 kilómetros por hora) hasta el segundo mirador turístico más alto del planeta en el piso 119. También tendrá una terraza abierta en el piso 121. Cuenta con un sistema geotérmico para aprovechar la temperatura de la tierra, dispositivos colectores de agua para utilizarla en paisajismo y otros usos secundarios y 270 turbinas debajo del parapeto para generar energía adicional, con una capacidad de 135 kilovatios de potencia.


Esperan conseguir, en breve, el certificado LEED Oro y las tres estrellas del Comité Medioambiental Chino en reconocimiento a su diseño y construcción sostenibles. El contratista,  Shanghai Construction Group inició la obra el 29 de noviembre de 2008 y presume de haber construido el primer edificio en el Mundo con un peso de 850.000 toneladas sobre terreno blando, también reclama para la construcción el título de edificio verde más alto del planeta.

El Podio al pie de la torre (por el que se accede al Hotel) tiene 60.000 metros cuadrados de retail, restauración, exposiciones, banquetes y un largo etcétera. La parte baja del edificio puede mostrar letras y caracteres en cualquier idioma, y en la corona de la edificación se mostrará el emblema de la torre, y además, se podrán realizar en él múltiples imágenes. El amortiguador de masa (estructura en la planta alta que sirve para contrarrestar los vaivenes y movimientos de los rascacielos) es el más pesado del Mundo con 1.200 toneladas. Tiene el restaurante panorámico más alto en la planta 120, la piscina más alta a 393 metros en la planta 84, tiene el Sky Lobby más alto a 470 metros en el piso 101, y además es el primer hotel de Lujo con estilo Chino.

En fin, todo un edificio de Records…


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ampliación de vivienda con Muros de Carga.

Guarderías Infantiles

Los Puentes Levadizos más increíbles de Europa