¿Por qué nos gusta el Wellness Real Estate?

El Wellness expande su radio de influencia, ahora, hacia el mercado inmobiliario, creando una nueva forma de entender el Bienestar.


Wellness.-

Qué bien nos sienta estar bien, de esta idea nació hace años la palabra anglosajona Wellness, aunque debemos escribir la verdad para no olvidarla nunca: el culto al cuerpo y a su bienestar nace con la misma condición del ser humano, en la antigüedad, en forma de tratamientos de salud utilizando el agua como medio vehicular para mejorarla, en la actualidad, con multitud de tratamientos generados por especialistas.



Todo evoluciona, y ya no nos basta con ir regularmente a sesiones con profesionales, queremos más, y, por supuesto, lo conseguimos. El término Wellness Real Estate está de moda, nace de la mezcla de dos sectores de gran importancia en las sociedades modernas: el Inmobiliario y el del Bienestar, por separado generan movimientos de más de un billón de euros anuales, juntos, aún está por ver, aunque se estima que este año alcancen los 55 mil millones de euros (¿No está mal, eh?).


Por supuesto, la idea original nació en Estados Unidos, en el laboratorio del Mundo (que dirían muchos), un grupo de personas valoraron la posibilidad de aumentar las prestaciones de nuestros edificios introduciendo, además de las variantes de sostenibilidad y cuidado medioambiental, la del cuidado de la salud. Así, los edificios no sólo servirán para que residir, trabajar o disfrutar en ellos, también nos protegerán física y mentalmente (todo un propósito).

¿Cómo y por qué?.-

Está demostrado: las personas saludables generan más felicidad a su alrededor, son más optimistas y vitales, más productivas y altruistas. Es bueno para la sociedad en general que el ser humano se sienta bien consigo mismo, bueno para las empresas, para las administraciones y hasta para nuestros vecinos. Las personas pasamos mucho tiempo en edificios (alrededor del 90% de nuestras vidas o más), y, si los construimos saludables, con determinadas actuaciones, lograremos que alarguen nuestra esperanza de vida y mejoren nuestra salud.


El pasado año la sociedad Wellness Building Standard® certificó 2 millones de metros cuadrados en Estados Unidos, Europa, Asia, Australia y Oriente. La entidad que acredita lo hace en torno a 7 variables: aire, agua, luz, fitness, nutrición, confort y mente, las cuales se desarrollan en 540 requisitos que tienen que observarse en las construcciones, estas premisas son fruto de siete años de investigación con profesionales de la medicina y la ciencia, de la ingeniería y la arquitectura.

La sociedad encargada de la certificación es administrada por el International Well Building Institute (IWBI), una corporación de beneficio público encargada de velar por la mejora de la salud humana y el bienestar a través del entorno construido. Para mayor garantía es otra empresa, la Green Building Certification (GBCI) la que expide el certificado, ésta, también se encarga de los certificados LEED y las acreditaciones de profesionales LEED y presumen de ser la primera organización internacional que reconoce la excelencia en la industria verde y su práctica a nivel mundial.


Los requisitos que se le exigen a los edificios son muy variados y dependen de la tipología de los mismos y su uso. Por ejemplo, se revisa el uso de materiales, siendo apreciados lo que no ensucien nuestro aire, neutralicen olores, eliminen bacterias o disminuyan el ruido interior. Otras variables incluyen la eficacia de los sistemas de ventilación, la depuración del agua, la protección frente a las radiaciones, la acción antimicrobiana de las encimeras, sistemas de iluminación circadiana (se auto-regulan en función de la luz exterior para facilitar nuestro ritmo biológico), así como el diseño, que debe influir en nosotros mediante la mejora de nuestro estado de ánimo.

En España.-

En España también construimos saludablemente, de hacernos llegar esta nueva filosofía se ha encargado la empresa Privalore, de la mano de su CEO, Jorge Marqués, el primer español acreditado por el Well Building Institute. El señor Marqués ha estado vinculado al sector inmobiliario (dentro del bancario) y a la comercialización de tecnologías del Bienestar, así que algo del “mundillo” ya sabía antes de iniciar la aventura.


Con más de 15 años de experiencia en el sector (del personal, se entiende), Privalore saltó al mundo de los Promotores con tres premisas que realmente les hacen muy diferentes dentro del panorama inmobiliario actual. La primera es la mentada Certificación Well (en sus variantes Silver, Golden o Platinum), con la que garantizan el cuidado de las personas por parte del inmueble. La segunda es la promesa de ser la primera promotora con huella de carbono neutra, es decir, compensan las emisiones de carbono que generan sus actuaciones con acciones en países en desarrollo que las neutralizan (eliminan carbono fuera de casa, por decirlo de otra forma).

La tercera premisa, que los diferencia del resto, es que son una plataforma Crowdfunding desde la que cualquier persona puede involucrarse en los proyectos de rehabilitación, según dicen, pudiendo alcanzar entre el 12 y el 17% de beneficios en ocho meses. De hecho, ya han invertido 1,2 millones de euros en cinco viviendas reformadas de forma integral, de los que 450.000 euros han estado vinculados a inversores particulares.


La empresa lo tiene todo bien estudiado, y, desde luego, pinta muy bien. Desde tu sofá podrás invertir en una de las rehabilitaciones que te proponen, y de la que ya son propietarios, ellos mismos se han encargado de valorizar las posibilidades mercantiles del inmueble así que apuestan con fuerza en su propio producto. Con esta idea logran cuidar el medioambiente, la calidad de vida del futuro usuario del inmueble y el bolsillo de sus inversores, un pleno que dirían algunos.

Todo ello se une a una inversión de 2 millones de euros para la financiación de la compra de viviendas en España y su posterior rehabilitación con acabados Wellness. Según la propia inmobiliaria, Privalore, estos fondos, aportados por inversores séniores, suponen el aval a un modelo de negocio que, pese a su juventud, ya está dando exitosos frutos. La empresa podrá adquirir 60 nuevas viviendas durante los próximos tres años, formalizando así un modelo de negocio inmobiliario único en el país y dando posibilidad a otros inversores (por medio del mentado Crowdfunding) de incorporarse a la rehabilitación que más cuida nuestro bienestar, consiguiendo, además, beneficios por ello.


Hay que felicitarles no sólo por la idea, también por su puesta en práctica, su página web es sencilla, nítida y eficaz, responden a casi cualquier pregunta que te puedas plantear antes de que lo hagas (se nota la experiencia previa). Para saber, sin embargo, si quieres interactuar con la empresa debes responder afirmativamente a estas dos preguntas clave: ¿Serías capaz de invertir entre el 3 y el 10% más en la compra de un inmueble que te proteja? ¿Quieres ser promotor de la rehabilitación de una vivienda con huella de carbono cero que genere bienestar a sus usuarios y beneficios para ti?


Si has respondido si, ya sabes lo que debes hacer.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Ampliación de vivienda con Muros de Carga.

Guarderías Infantiles

Los Puentes Levadizos más increíbles de Europa